El fin del mito del reino de David. El País.

El fin del mito del reino de David.

Se descubre una residencia del siglo X a.C. que evidencia la presencia israelí más allá de Jerusalén en esa época.

Fotografía aérea de la gran residencia hallada en Tel 'Eton.rn
Fotografía aérea de la gran residencia hallada en Tel ‘Eton.

Según la leyenda bíblica, David fue el rey israelita que, antes de ser monarca, evitó que su pueblo fuese esclavizado por los filisteos tras derrotar en combate al gigante Goliat armado con una honda. Se dice, además, que él y su hijo Salomón fueron los monarcas que encabezaron el Reino bíblico de Judá, después Reino de Israel, en su época de mayor esplendor. La Biblia los ubica a ambos temporalmente alrededor del siglo X a.C., una época de la cual apenas se tenía constancia arqueológica en tierra israelí, lo que dificultaba la creencia de que realmente hubiese existido dicho reino. Una excavación realizada por un grupo de arqueólogos de la Universidad Bar Ilán, comandados por el profesor Avraham Faust, ha brindado luz a este respecto.

Después de 10 años de excavación en Tel’Eton, una localidad ubicada en el sudeste de la región israelí de Shephelah, Faust ha certificado la existencia de una estructura arquitectónica datada en el mismo siglo X a.C. Dicha edificación, dado su tamaño, su localización (en la cima de un montículo desde la que se divisan con facilidad los alrededores) y la calidad de sus materiales de construcción y las vajillas encontradas, ha sido atribuida a personas de clase alta y nombrada como La residencia.

El estudio que analiza la importancia de este hallazgo, publicado en la revista Radiocarbon de la Universidad de Cambridge por el propio Faust junto al arqueólogo Yair Sapir, alcanza una doble conclusión. La primera está relacionada con la aportación de pruebas para la existencia del citado Reino de Israel. En este sentido, resulta clave el hecho de que se trate de una estructura arquitectónica conocida como casa de cuatro habitaciones, ampliamente extendida en la antigua sociedad israelita, aunque no de exclusivo empleo suyo.

Este tipo de estructura consistía básicamente en un edificio de tres secciones con una adicional en la parte trasera, aunque el número de habitaciones no era invariable y el nombre permaneció por el mero hecho de tratarse de una edificación muy característica e identificable. Además, el análisis de los materiales de construcción revela el empleo más temprano encontrado hasta la fecha de la piedra de sillar, la cual se empezaba a registrar a partir del siglo VIII a.C.

El reino tuvo que tener algún monarca, fuese este o no David o Salomón

La aparición de restos de este perfil, tan estrechamente vinculados con el tipo de construcción y los materiales de la sociedad israelita, lleva a los investigadores a la conclusión de que sí pudo existir un Reino de Israel que, alrededor del siglo X a.C., se extendiese más allá de las tierras de Jerusalén. Un Reino que, en palabras de Faust y Sapir, “tuvo que tener algún monarca, fuese o no su nombre David o Salomón”.

La segunda línea de conclusiones trazada por la investigación de la Universidad Bar Ilán está relacionada con lo que ellos denominan el efecto de la casa antigua. Según ellos, este efecto provoca que la aparición de escasas evidencias arqueológicas sean interpretadas más como una cuestión anecdótica que como algo revelador de la conformación sociopolítica de una época concreta.

En este sentido, Faust y Sapir fijan su mirada en el contexto al que los devuelve su hallazgo. La residencia del gobernador, cuyos materiales datan del siglo X a.C. tras un análisis con radiocarbono, presenta evidencias de haber sido destruida en una invasión asiria alrededor de doscientos años después, dada la gran cantidad de vajillas rotas encontradas. De este modo, y partiendo del hecho de que esta edificiación estuviese construida de tal forma que permite intuir la existencia de otras en su entorno, se plantean si dichas invasiones pudieron ser la causa de que una civilización quedase oculta.

En lugar de suponer, dada la falta de un mayor número de evidencias concluyentes para afirmar la existencia rotunda del Reino de Israel, los investigadores abren la vía para pensar en que La residencia del gobernadorpudiese ser solo la cumbre de algo mucho mayor. La aproximación a la realidad de un reino que, hasta ahora, solo había habitado la leyenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s